Los empresarios tienden a ser desorganizados. Cuentan con recursos limitados y mucha información a la que deben hacer seguimiento. Por esta razón, pueden fallar el orden, organización y mantenimiento de la oficina. Un poco de desorden es comprensible y perdonable, pero por el bien de la empresa, es importante...